Informativos del Gobierno Parroquial

Simbolos de la Parroquia

 

Y son dos ríos                                                 Nosotros somos el juan bobo

                                                                        De este cuento,

Dos aguas de comportamiento diferente,        y nos tocó bailar

De donde soy, de donde vengo,                        con la más fea del camino,

De donde traigo los recuerdos                          que en cuanto nos vio,

Para este gran trago del ayer                           de sopetón se nos vino encima.

Que aquí me bebo.                                            Y tun pa acá, explotación.

Son dos brazos largos                                      Y tun pa allá, salario de hambre.

Que no tienen fin ni regreso                             Bubas y parásitos por todas partes

Los que abrazan a mi pueblo:                             invadieron a mi pueblo.

Y romántico canto fluvial                                 Y tun pa acá, y tun pa allá,

Lo duermen.                                                      el baile va pa largo.

                                                                         Nosotros quisimos poner

Paraíso natural,                                                el último paso de la salsa

Corazón generoso de Esmeraldas,                     queriendo enderezar el ritmo,

Dime si no es cierto                                           pero nos dijo: ¡anarquistas!

Que la lombriz,                                                 ¡subversivos!

Por bondadosa,                                             

Se quedó sin huesos,                                      ¡Nadie cambia las reglas del juego!

Y nos quedamos como mico en pampa.         ¡Yo soy el dueño de aquí, y de acullá!

                                                                       Y escupió un fuerte hedor a infierno.          

Ni más ni menos                                            Dime ahora si no es cierto

Parecido a un camello abandonado                que la lombriz,

En el desierto,                                                 por bondadosa

Rumiando sus recuerdos:                               se quedó sin huesos.

Y fue así,                                                        Y como dice el dicho

De la noche a la mañana,                               que lagarto que traga no vomita,

En la ceniza humeante                                   ahora ya no hay remedio:

De su purado cigarro,                                    nos dejaron como mico en pampa.

El negro miraba

Su pasado y su bonanza

Igual a una huaca,

Que por la mala fe del huaquero                     Jalisco González (Ecuador)

Se les hizo agua.